Tenencia responsable

Hoy se habla mucho de la tenencia responsable de animales de compañía. Con ella se busca la convivencia armónica entre personas, animales y sociedad; porque los dueños, al hacerse responsables de su animal de compañía, contribuyen directamente al bienestar de la comunidad. Concretamente, la tenencia responsable implica proveer al animal de los dispositivos básicos para su bienestar: salud, alimentación adecuada, espacio de descanso protegido de las inclemencias del tiempo, espacio para eliminar sus residuos, recreación y cariño. Además, contempla la dedicación de tiempo y espacio de parte de sus dueños para con el animal, en busca de un refuerzo armónico de las relaciones entre ambos. En nuestras ocupadas sociedades, un animal bien mantenido no tiene porqué dar problemas en casa, y siempre será un oasis de felicidad y cariño para las personas con las que vive.
Aquí planteamos una serie de preguntas que debemos hacernos siempre antes de llevar un animal de compañía a casa.

•¿Por qué quiero/queremos un animal de compañía? Descubrir si lo quiero para salir a pasear, para que cuide la casa o para que los niños aprendan a convivir con un animalito, será determinante del tipo de animal de compañía que escogeremos tener.

•¿Tendré suficiente tiempo para dedicarle? Un animal es de compañía pero él también la necesita: requiere alimentación y agua fresca a diario, aseo para él y su entorno (porque generalmente son peludos y largan pelo), limpieza de su "baño", tiempo para pasear o jugar con ellos, tiempo para visitar el veterinario...¿qué pasará con él en las vacaciones?. Son miles las personas que abandonan a sus animales "por no tener tiempo para dedicarles".
•¿Considero como opción la esterilización? Éste es uno de los puntos neurálgicos de la tenencia responsable. Hemos de saber diferenciar entre las necesidades humanas y las animales, y en este aspecto, los animales se aparean por reproducirse, no por placer. Un perro/gato no se realiza al ser padre o madre, porque su sexualidad es hormonal, y reproducirse, una necesidad de especie. Además, considerar la sobrepoblación de animales, malviviendo en las calles o en refugios abarrotados es una necesidad imperativa. Controlar los nacimientos de camadas indeseadas es la única manera de acabar con la sobrepoblación canina y felina en las ciudades, que tristemente termina -en muchos países- en la eliminación de los sobrantes. Además, la esterilización es necesaria tanto para machos como para hembras en consideración de su salud porque se evitan enfermedades de transmisión sexual, parásitos, heridas por competencia; evitando a la vez las molestias para el vecindario. Así tu animalito gana en salud y bienestar general, porque los animales esterilizados se calman y tranquilizan, haciéndose más caseros.

•¿Puedo mantenerlo? El animal necesitará atención veterinaria, vacunas, chapa identificadoria, correas, medicinas, desparasitadores, etc. Aunque ese gasto es incomparable al lado de las satisfacciones que nos dan a diario.

•¿Mi ritmo de vida es compatible con un animal de compañía? Ellos necesitan atenciones, no sólo comida y agua fresca. Estar cansado no será excusa para no sacarlo a pasear o negarle unos ratos de juego. Su salud psíquica lo requiere, si no queremos tener animales conflictivos y "rompe-todo" en casa.

•¿Puedo tenerlo donde vivo? Este es el típico motivo y causa de los abandonos: "el perrito creció tanto que no nos cabe en la casa"... Habrían de saber qué tipo de animal será de adulto, un gran danés no debe estar en un piso o departamento, como un gato no puede estar permanentemente encerrado en una habitación.

•¿Podré afrontar los imprevistos con él? Una salida al veterinario, un eventual conflicto con otros animales, que se haga pipi o caca accidentalmente donde no debe,etc.
Debes saber si reaccionarás echándolo a la calle o educándolo con paciencia. Si eres de los primeros, mejor opta por un Tamagotchi.

Si respondes con sinceridad este cuestionario, podrás elegir qué tipo de animal es la que se ajusta a vos: un cachorro, un adulto, macho, hembra, perro, gato u otro. En este punto las cosas, es altamente recomendable la adopción de animales de compañía, porque las instituciones que los mantienen en custodia conocen a sus animales y pueden orientarte y entregarte un animalito que se ajuste más a tus perspectivas, motivaciones y situación de vida. Por otro lado, no fomentas la compra-venta de animales que es un negocio cruel y abusivo con sus animales (cosa de mirar esos pobres cachorros expuestos -a veces sin agua en pleno verano- a las miradas de todo el mundo en las vitrinas de los pet-shops). Con la adopción le darás una oportunidad a un animalito que necesita el cariño y protección de un hogar y eventualmente te ahorrarás la esterilización, porque generalmente se entregan ya operados o con turno para castración.
Pero lo más importante es que estés plenamente convencido de querer entregarle a tu compañero la mejor vida a la que éste pueda optar. Con ello, aseguras su felicidad y la tuya.
AMIGO ANIMAL.